Comprar fortaleza y no debilidad

Cuando se empieza en el mundo de la inversión, normalmente no se hace con toda la formación que se debería. Se suele llegar con cierta información de su funcionamiento pero la mayoría de la veces se termina aprendiendo a base de tiempo dedicado. Al empezar solemos fijarnos en cosas tan simples como el precio de la acción sin analizar mucho más y se suele considerar que una acción está barata/cara dependiendo del mismo sin entrar en demasiados detalles como el número de acciones, sus resultados… Esto suele ocurrir cuando se es un inversor no lo suficientemente formado y nuevo.

A la hora de comprar o no un valor, aparte del precio, hay otro aspecto que se suele considerar aunque la experiencia termine demostrando que es un error, la tendencia. A la hora de ver un gráfico, ya que la mayoría suelen fijarse solo en ello y no dedican tiempo a los fundamentales de la empresa, si un valor lleva tiempo subiendo el subconsciente tiende a pensar que ya está caro y que parará en algún momento por lo que mejor no entrar. Sin embargo, cuando un valor está bajando consideramos que está barato ya que no se analiza el por qué de esos precios. Vamos a ver algunos ejemplos donde los pequeños inversores suelen entrar buscando esos cambios de tendencia y que la estadística nos dice que no suelen salir bien.

Podemos ver ejemplos como Quabit donde las caídas se unen a que el precio está por debajo de 1€ por lo que muchos creerán que está barata y se animarán a su compra. A estos precios por pocos céntimos que suba habrá sido un pelotazo pero… ¿y si sigue bajando?. Unos pocos céntimos supondrán una gran pérdida. El gráfico viene avisando del mal comportamiento desde hace años, y aunque haya habido algún rebote de más o menos entidad, es un valor bajista y que un inversor formado no añadiría a su cartera salvo para momentos puntuales. Otra cosa será ver los fundamentales que explicarían el precio actual…

También podríamos ver un caso similar con Gestamp. Cierto es que en este caso la empresa no va tan mal como dice su cotización pero el sector no está tan bien. Lo importante en este caso es el precio de la OPV con el que debutó en el mercado, que está bastante por encima del actual. Sin analizar la empresa o el negocio muchos dirían que volverá allí cuando el gráfico nos dice que tiene una tendencia tan negativa que lo más probable es que siga bajando y haciendo nuevos mínimos.

Por el contrario hay valores alcistas que mirando solo el precio se podría pensar que está caro como es Viscofan. Su tendencia es claramente alcista y cada vez que ha tenido un retroceso ha servido para que inversores formados y que han dedicado tiempo a analizar la empresa entren. El resultado es que ahora mismo está en máximos y con visos de seguir subiendo a largo plazo.

Otro claro ejemplo, mucho más si cabe, es el de Solaria. Puede ser de los más claros que hay ahora mismo. Desde hace años tiene una gran tendencia positiva y a pesar de los sustos que ha dado, como puede ser con el coronavirus, ha recuperado fuerte y sigue muy alcista. Haber entrado en cualquier momento en el valor nos supondría tener beneficios actualmente. Si hubiéramos analizado la empresa en su momento habríamos descubierto, sin demasiado problema, el gran potencial que tenía tanto por su negocio en sí como por su sector. El precio ha ido reflejando eso con el paso del tiempo.

Visto lo visto,¿seguimos pensando que es mejor entrar buscando un pelotazo por un rebote o entrar en un valor claramente alcista?

Esta entrada fue publicada en Formación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *