La paciencia en el mercado

Generalmente, las buenas inversiones son aburridas (Warren Buffet)

En el mundo en el que vivimos la paciencia es algo que está infravalorado. Queremos ir más rápido a los sitios, hacer las cosas antes, la rapidez de la comunicación, anticiparnos a cualquier cosa que pueda pasar… Queremos correr y ser los primeros y los más listos pero el resultados no suele ser tan positivo como esperaríamos.

Operar en el largo plazo acostumbra a traer mejores resultados por varias razones. La primera y la principal es que un buen análisis requiere tiempo. Hacerlo rápido puede implicar cometer errores que acostumbran a pagarse en el mercado. Esto puede aplicarse tanto al técnico como al fundamental. Dependiendo qué tipo de análisis hagamos podemos tener varias razones para tener calma a la hora de entrar en el mercado.

Técnico.

  • Los análisis técnicos son mucho mejores cuanto mayor plazo tengan, es decir, una tendencia resulta mucho más creíble en el largo plazo que en el corto. Un valor bajista puede tener un rebote durante algunas sesiones que podría hacernos pensar que se ha vuelto alcista cuando no se trataría nada más que de un rebote.
  • A la horade ver proyecciones de figuras técnicas las de largo plazo tienden a cumplirse con mayor probabilidad que las de corto. También puede haber varias figuras activadas, no todas alcistas o bajistas, que entrarían en colisión y un análisis de corto plazo puede engañarnos. Por ejemplo, un suelo redondeado implicaría subidas pero si entre media tiene una zona que antes fue resistencia puede que no termine de cumplirlo en su totalidad.

Fundamental.

  • Analizar los fundamentales de una empresa no se pueden hacer a corto plazo. La manera de trabajar de una empresa y su negocio no cambian de la noche a la mañana. Si lo ha venido haciendo bien durante muchos trimestres puede haber un susto en alguna presentación de resultados pero es de esperar que se recupere durante los siguientes trimestres.
  • El escenario macroeconómico cambia lentamente y por tanto la situación del mercado lo hace a esa lenta velocidad. Un buen análisis considera cómo trabaja la empresa, el sector y la situación macroeconómica entre otras cosas por lo que requiere tiempo para ver si se ha hecho de manera correcta.

Hay que considerar tras haber hecho el análisis del valor en cuestión, técnico o fundamental, no nos va a hacer cambiar de idea que haya volatilidad en el mercado siempre y cuando no cambien las razones que nos indicaron que debíamos tomar posiciones. Por ejemplo, si un valor tiene problemas financieros y probabilidad de quiebra solo nos hará cambiar si la empresa consigue capital de alguna manera, pero mientras no lo haga la idea de quiebra seguirá y por tanto no cambiará nada. También podríamos verlo con un lateral que rompe por un lado para luego terminar rompiendo por el otro.

Por último debemos saber que el mercado a muy largo plazo es alcista y que a meses/años vista la probabilidad de haber aumentado nuestra cartera sin haber hecho casi nada. Evidentemente no todos los valores se revalorizan de la misma manera pero si lo hiciéramos de manera indexada a un índice, sobre todo en USA, la probabilidad de sacar rentabilidad se multiplica. Entrando en cualquier momento de la historia la probabilidad de obtener rentabilidad es mayor cuanto más tiempo estemos en el mercado de manera que si lo juntamos con un buen análisis nuestra cartera lo agradecerá.

.
Esta entrada fue publicada en Formación, Otros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *