Contango y backwardation

Mucho se ha hablado del precio del petróleo estos días y de la situación de contango que se ha producido. Es conveniente saber qué es para aprovecharlo llegado el momento. Para explicarlo, y lo contrario que se denomina backwardation, habría que saber primero que un contrato de futuro deriva de un subyacente, de manera que se tienen dos precios para el activo. El primero es el spot o contado y el segundo es al que cotiza el futuro.

Contango es cuando el precio de los futuros de activo cotizan por encima del precio contado del activo, es decir, los inversores están dispuestos a pagar más por el activo subyacente de lo que vale hoy en día. Los inversores necesitan hacer coberturas para protegerse de eventuales subidas del precio de la materia prima. Ejemplo de contango puede ser el de las aerolíneas que necesitan tener un precio establecido para el combustible a largo plazo y si piensan que va a subir necesitarán protegerse al estar vendiendo billetes desde tiempo antes del viaje.

La situación contraria al contango es el backwardation. Suele producirse en el mercado de bonos ya que su precio es inverso a la rentabilidad al recibir periódicamente abonos el poseedor del bono o puede producirse en cultivos ya que los consumidores quieren adquirirlo ya y no esperar a más adelante con el riesgo que conlleva que pueda haber escasez. También ocurre cuando hay crisis de confianza puesto que los inversores prefieren tener un activo físico en cartera antes que un contrato de futuro.

Esta entrada ha sido publicada en Formación y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.