El (poco) atractivo de los próximos resultados

Se acerca la temporada de resultados y lo que suele recibirse con expectación por parte del mercado esta vez no serán tanto. Los resultados determinan el buen o mal hacer de una empresa ya que evalúan lo que se ha realizado. Suelen marcar una tendencia en cuanto a la gestión del negocio indicando su crecimiento o no. Por otra parte son relevantes ya que se generan expectativas en base a las estimaciones de los mismos y dependiendo si lo cumplen y superan o no lo hacen el mercado reacciona. También acostumbra a dar expectativas de próximos resultados o noticias como reparto de dividendo, recompra de acciones… Pero esta vez su atractivo será bien distinto.

El mundo se encuentra en gran parte confinado debido al coronavirus por lo que gran parte de la actividad productiva mundial se encuentra parada. Este confinamiento no se sabe cuándo puede concluir o si se repetirá en el corto/medio plazo aunque hay estimaciones. Los resultados mostrarán lo que ha pasado en el último trimestre pero difícilmente se atreverán a hacer estimaciones de lo que pueda ocurrir en el siguiente. Tenemos ante sí un escenario completamente distinto a lo que conocíamos por lo que hacer estimaciones es una quimera en muchos casos.

Se trata de un problema médico que va a repercutir en un problema económico. Mientras no se resuelva el primero no puede intuirse qué puede suceder con el segundo. Los resultados se basan en expectativas económicas y ahora mismo no se sabe qué va a ocurrir. El mercado está descontando un escenario muy pesimista, de manera que si el confinamiento duro fuera de 2 o 3 meses el mercado estaría infravalorado. Los resultados algo van a importar los resultados pero serán mucho menos importantes ante el escenario de total incertidumbre que tenemos por delante.

Esta entrada ha sido publicada en Otros y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.