Cómo empezar en el mercado

A nadie se le ocurriría coger un coche de competición y participar en una carrera sin haber conducido antes o haberlo hecho muy poco. Todo el mundo le tildaría de loco por hacerlo. En cambio si alguien entra en el mercado con nula formación y no haber probado ninguna estrategia en demo para ver su eficacia se le llama «arriesgado» cuando debería catalogarse igualmente de loco. Puede salir bien pero en la inmensa mayoría de los casos ocurre justo lo contrario. Por ello vamos a dar una serie de consejos si se quiere operar en el mercado.

1 – Formación. Parece algo básico pero no lo es tanto. Mucha gente entra en el mercado sin haber leído nada ni haber tenido una formación. En algunos casos han leído un breve manual básico lo cual sigue siendo insuficiente. Deberíamos pensar que si los grandes inversores siguen estudiando y aprendiendo a diario qué deberíamos hacer nosotros…

2 – Practicar en demo hasta ser rentable. Es otro requisito que parecería muy lógico pero que no se suele llevar a la práctica. Se acostumbra a entrar con dinero real en el mercado sin haber practicado estrategias ni por supuesto haber encontrado la que mejor se adapte a nuestro perfil inversor. Lo que suele ocurrir es que se cambian las estrategias cada muy poco tiempo, al primer fallo, y todos los sistemas fallan alguna vez. Operar con dinero ficticio ayuda a descubrir cómo de buenos son los sistemas y estrategias que se aplican, algo que si no se hace puede implicar pérdidas desde casi el primer momento, con lo difícil que es recuperarse después…

3 – Empezar con un pequeño capital. A todo el mundo le gusta ganar dinero como es normal pero pocos asumen que si los primeros pasos no se han dado correctamente esos posibles beneficios pueden ser pérdidas importantes. Empezar con una pequeña cantidad ayuda a trabajar la psicología ya que no es lo mismo operar con una cuenta demo donde en cualquier momento se puede reiniciar que hacerlo con una cuenta real que no es así. Si empiezas a tener pérdidas por no haber hecho bien los anteriores pasos lo mejor es hacerlo con poco dinero ya que siempre se puede recuperar.

4 – Fijar una estrategia con stop y beneficio antes de entrar. Otra cosa que debería ser básica y que muy pocas veces se aplica. Se suele ser demasiado optimista con las pérdidas y demasiado temeroso con las ganancias. Eso hace que se conserven las posiciones perdedoras durante mucho tiempo aumentando las minusvalías y se cierren las posiciones ganadoras reduciendo las ganancias. Cuántos inversores miran un valor que tenían en cartera que ha seguido una tendencia importante al alza desde que ellos salieron y piensan lo que han dejado de ganar mientras ven que no ejecutaron un stop y ahora sus pérdidas son abultadas.

5 – No perseguir el precio. Se tiende a ir en busca de un valor que ese día tenga un buen momento y entrar esperando que siga subiendo hasta el infinito. Evidentemente eso no ocurre nunca y aunque pueda tener una importante subida posterior a la entrada al no haber un plan determinado suele acabar en pérdidas o ganancias mucho menores de lo que debería. No hace falta decir lo que ocurre con un pequeño valor que se calienta por una posible noticia que luego no se cumple y termina hundiéndose… Pescanova o Berkeley pueden ser unos de los ejemplos más claros de los que cotizan ahora en el mercado. Muy poca gente es capaz de operar de esta manera y desde luego nadie que empieza estaría entre ellos, es algo que hay que aceptar aunque se acierte alguna vez.

6 – Analizar el valor antes de entrar en él. Que un valor tenga un precio viene determinado por muchas razones, tanto por fundamentales como por análisis técnico. A veces está influenciado por el sentimiento general del mercado, otras por el sector en el que está, a veces por posibles noticias que le puedan afectar… y eso es algo que se tiene que considerar antes de tomar una posición. Entrar en un valor solo porque «está de moda» es algo que se suele hacer con mucha más frecuencia de lo que pueda parecer, qué dirán los que entraron en Terra en 100…

7 – No buscar pelotazos en chicharros. Operar con chicharros es más difícil de lo que parece a simple vista. Muchos entran en esos valores por su baja capitalización esperando que un día tengan una noticia importante que haga que suban de manera importante. Pero pocos recapacitan que si el mercado los valora a esos precios suele ser por algo. Igual que se puede ganar con ellos de manera rápida también pueden tener pérdidas rápidas y quedarse pillado en esos valores mucho tiempo si es que algún día se sale. No todas las empresas que cotizan son buenos negocios y eso es algo que se debe saber.

8 – No confiar en embaucadores. Mucha gente habla en muchos sitios, redes sociales incluidas, y parece que siempre ganan. No solo eso, sino que tienen dinero infinito y si pierden siempre lo han hecho aplicando un stop justamente al lado. Ese tipo de gente en la mayoría de los casos no opera y cuando lo hace suele decirlo demasiadas veces para que todo el mundo sepa que tiene posición en el valor. También suelen operar valores de muy baja capitalización ya que si convencen a unos cuantos pueden hacer subir el valor fácilmente para así salir ellos. ¿Alguien habla de las bondades de Telefónica o Inditex a diario o solo lo hacen de valores centimeros y de baja capitalización como puedan ser Abengoa, Nyesa, Duro Felguera…?

9 – No estar siempre en el mercado. Si no se ve una oportunidad lo mejor es esperar en liquidez hasta verla. Si se escapa algún valor que estaba en seguimiento hay que dejarlo marchar si no se entró donde se tenía planteado. El mercado abre todos los días y cada día hay nuevas oportunidades, que a veces parece olvidarse.

10 – Saber parar. Esto es mucho más complicado de lo que parece. Si se ha tenido una mala racha se tiende a sobreoperar buscando recuperar todas las pérdidas. Lo que suele terminar pasando es todo lo contrario, demasiadas operaciones muchas veces sin criterio que suelen llevar a incrementar las pérdidas. Si se ha operado de acuerdo a una estrategia a lo mejor es momento de parar, revisar la estrategia en una cuenta demo y ver en qué falla en vez de seguir operando en real.

Esta entrada ha sido publicada en Formación y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.