Querer correr antes de andar

Una frase muy común que solían decir las madres cuando eras pequeño era que no quisieras correr antes de andar. Con ello querían decir que controlaras los impulsos y aprendieras a hacer las cosas bien antes de querer hacerlas rápido. Sin embargo, con el como suele pasar con los sabios consejos que te dan, se tienden a olvidar aunque en más de una ocasión se lo repitas a tus descendientes. Ese consejo se puede aplicar a muchos aspectos de la vida, y cómo no, también al trading.

Los pasos básicos que debería tener una «carrera» en el mundo de la inversión sería:

1. – Formarse leyendo, estudiando, mirando patrones del mercado…

2. – Buscar estrategias, patrones, sistemas… y probarlos en cuentas demo.

3. – Si esos métodos resultan rentables en el largo plazo operar con una pequeña cantidad para entrenar la parte psicológica y la reacción antes las pérdidas (que ocurren siempre).

4. – Una vez pasado un tiempo y comprobado en el mercado real que somos rentables y capaces de soportar psicológicamente su comportamiento, operar ampliando el capital.

El proceso de aprendizaje hasta poder operar en el mercado real debería ser lento pero seguro. No es algo fácil ni que se aprenda en dos semanas, ni siquiera en dos meses. Sin embargo el ser humano tiende a saltarse pasos, quiere llegar antes a la meta sin haber entrenado lo suficiente y el resultado habitual es el de pérdidas importantes en la cuenta.

A nadie se le ocurriría ponerse en la línea de salida de un maratón sin haber entrenado nada ni tener el material adecuado para la carrera. Todo el mundo adivinaría cuál sería el escenario más probable si así lo hiciera: dolor, sufrimiento físico y psicológico, y, con gran probabilidad, abandono de la carrera sin terminarla. Sin embargo muchos se aventuran en el mercado con dinero real en una situación parecida. No tienen el material adecuado (conocimientos) y no han entrenado antes para ver cómo es probable que se comporten ante una reacción del mercado.

El mercado abre todos los días, no queramos correr antes de saber andar bien.

Esta entrada ha sido publicada en Formación y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.