OHL, todo o nada

OHL lleva tiempo presentando malos resultados. Cada presentación va dejando alguna sorpresa y nunca viene siendo positiva. Desde que vendiera su filial de concesiones no ha realizado negocios interesantes sino todo lo contrario. El dinero obtenido con la venta ha resultado ser bastante menor que el que dijo inicialmente y ha sido una de las “sorpresas” en el primer semestre. El tercer trimestre presentó un listado de proyectos fallidos que anteriormente dijo que no existirían con los que en sus resultados batió récord negativo en cuando a su resultado, -1.335 millones de euros.

Lo importante es qué dicen los resultados y no solo los números de OHL. Por un lado anuncian que han sacado a la luz todos los posibles proyectos fallidos y que en el futuro no debe haber más, aunque eso también lo dijo anteriormente. Por otra parte informan que están en litigio por 1.600 millones de euros que de recuperar algo harían mejorar sustancialmente los beneficios. ¿Podría ser que al saber que no van a lograr buenos resultados este año hayan decidido imputar todas las pérdidas? Todo es posible pero lo veremos en los siguientes resultados.

Lo preocupante de los resultados es la reducción de caja que va teniendo últimamente. De toda la caja que obtuvo inicialmente de la venta de concesiones le queda un tercio aproximadamente, ya que ha empleado parte de ella en pagar deudas y dividendo. El reducir deuda es siempre positivo para la empresa, sobre todo si la tiene a tipos de interés alto, algo que no ocurre con pagar dividendo, que debería hacerlo solo cuando la empresa está saneada, algo que ahora mismo no ocurre.

Si OHL tiene más en efectivo que el que vale toda la empresa, ¿por qué no vale más? Tan sencillo como que el mercado no confía en el valor. Son demasiados trimestres mintiendo en los resultados y en las expectativas a futuro. Si esta vez no miente, algo que está por ver, la cotización debería cotizar bastante más arriba, varias veces el precio actual.

¿Qué esperar de la acción? Ese es el punto clave. Si no hay más sorpresas la acción debería remontar con fuerza ya que tan solo con lo que tiene en caja debería valer el triple de lo que cotiza actualmente. Si empieza a generar algo de caja debería valer bastante más. Solo por su caja su precio debería estar en 2 y a poco que mejoren las cuentas su cotización debería rondar ¾.

El problema actual es de confianza, algo que desde la dirección de la empresa no son capaces de corregir. Mentir cada presentación de resultados no ayuda precisamente a recuperar la confianza. Si no han dicho toda la verdad la empresa irá a la quiebra ya que seguirá quemando caja sin hacer el negocio rentable. Eso podría tardar unos trimestres más aunque a este ritmo no estaría tan lejano.

Resulta curioso ver cómo ahora las casas de valores van reduciendo el precio objetivo e incluso recomiendan la venta mientras que hace apenas unos meses situaban el precio objetivo en 5. También han rebajado el nivel de su deuda y ha pasado a la categoría de bono basura. Resulta curioso que lo que no hace tanto valoraban como gran empresa ahora la pongan como empresa sin valor ninguno. ¿Tanto ha cambiado? No lo parece visto lo ocurrido en los últimos trimestres. Por suerte o por desgracia sus valoraciones suelen llegar tarde, de ahí que sus recomendaciones haya que cogerlas con bastante cautela.

A nivel técnico el valor ha llegado a sus mínimos de 1997 en la zona de 0,50. Esos mínimos deberían ser el último soporte a respetar. Por debajo el valor estaría en caída libre con lo que el sentido sería el corto, si es que no se ha estado ya. Por encima habría que pensar en volver a 0,75 para cambiar algo es aspecto y eso podría llevar a visitar 0,9 – 1 que de superar iría a ver 1,5 – 1,6. Para el rebote debería poderse ver una sesión de giro importante.

Esta entrada ha sido publicada en OHL y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.