Ericsson no termina de levantar cabeza

Desde que Ericsson presentara pérdidas importantes en el primer semestre de 2017 su cotización no ha levantado cabeza. Esos resultandos hicieron caer fuerte perdiendo una cota importante como era 60 SEK. Las semanas posteriores solo hicieron caer más al valor hasta llegar a ver 44 SEK desde donde empezó la recuperación. Esa recuperación ha sido importante pero en ningún momento ha logrado tapar el gap dejado ese día. Cada vez que ha presentado resultados el valor lo ha recibido con importantes caídas. La última noticia relacionada con la multinacional es la venta de una parte de su negocio a Ezentis y la entrada en su capital. Quizá con ello logre parar parte de la sangría que lleva sufriendo en bolsa. Hay que recordar que hace apenas un año la acción cotizaba en el entorno de 120 SEK y a día de hoy lo hace por algo menos de la mitad. 

La estrategia en Ericsson pasaría por comprar cuando el precio tocara 50 SEK o al superar 60 SEK. Está en un lateral que debería poderse aprovechar. Si se entra en 50 SEK habría que ponerse como objetivo 60 SEK y ejecutar stop si perdiera 48 SEK. Por otro lado si se entrara en 60 SEK habría que buscar 80 SEK como objetivo mientras mantuviera 55 SEK. Se podría también combinar ambas estrategias. En ambos casos la relación Rentabilidad/riesgo permitiría hacer la operación.

Los indicadores no son positivos por lo que conviene esperar a las zonas de control. Si lo hiciera por abajo, como parece más probable, lo haría cerca su la directriz que marca las divergencias que ha tenido en MACD y RSI. Pronto presentará los resultados del primer trimestre y podría recibirlo el mercado con nuevas caídas lo que podría aprovecharse. En cualquier caso es un valor que no debería repetir los errores de Nokia y empezar a remontar pronto. 

Esta entrada fue publicada en Ericsson y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *