Abengoa, ¿por fin?

Abengoa ha comunicado que en su programa de desinversión se deshace de su negocio de bioetanol. Esta venta va a suponer un pequeño balón de oxígeno a la compañía ya que conseguirá 140 millones. No es una gran cantidad vista la gran deuda de Abengoa, pero sí puede ser el inicio de algo más. El precio de la acción, al calor de esta noticia, se ha disparado más de un 14% y es probable que siga subiendo los próximos días. La empresa todavía no ha llegado a un acuerdo definitivo con sus acreedores para conseguir financiación y seguir funcionando aunque está cerca de ello. Eso sí haría despertar a la acción.

Para los más arriesgados se puede plantear una estrategia de muy corto plazo en el valor. Deberíamos entrar a estos precios aunque parezcan elevados o en un ligero recorte ya que está demostrando fuerza y debería seguir subiendo. Tendríamos que buscar 0.24 como primer objetivo y de superarlo buscaríamos 0.28. El stop habría que situarlo si perdiese 0.2. La relación Rentabilidad/riesgo permite por poco la operación por lo que hay que extremar la precaución.

Los indicadores de corto plazo marcan ligeras compras mientras que los de más largo plazo indican ventas. Esto hace pensar que o ha empezado el movimiento importante o puede ser solo un calentón en el valor. El volumen ha sido muy alto pero las manos fuertes no han aprovechado para tomar posiciones ni han cerrado cortos. Es un valor muy volátil por lo que si entramos en él debemos estar vigilantes.

Esta entrada fue publicada en Abengoa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *