Estrategia del sentimiento contrario

“Sé temeroso cuando los demás sean avariciosos y sé avaricioso cuando los demás sean temerosos” (Warren Buffet).

Al estar en el mercado tenemos muchos enemigos, sin embargo el peor enemigo es uno mismo y sus emociones. Las emociones son difíciles de gestionar sobre todo si se tiene impaciencia, algo que no siempre está relacionado con llevar poco tiempo en el mercado. Muchas veces nos dejamos engañar y nos guiamos por el sentimiento del mercado algo que no siempre es positivo para nuestras carteras.

Existen indicadores de sentimiento de mercado que nos dicen lo que espera los operadores del mercado lo que va a pasar. Un indicador sencillo es el Fear & Greed Index que publica la CNN referido al mercado americano. Otro indicador interesante es el Ratio PUT/CALL que da la relación entre el volumen negociado de opciones PUT (opciones de venta de un activo) y CALL (opciones de compra de un activo). Es decir, compara fuerza compradora y vendedora. De acuerdo a esos indicadores podemos tener una imagen del sentimiento de los inversores. Ese sentimiento indica el optimismo o pesimismo que tienen los distintos participantes en el mercado en ese momento. Suelen servir como herramienta para tomar decisiones, pero no siempre es lo más indicado. De hecho muchas veces se puede operar a la contra de dicho sentimiento y conseguir grandes resultados.

Para realizar esta estrategia debe existir un sentimiento extremo en el mercado, alcista o bajista. La mayoría de los inversores se habrán posicionado en dicho sentido. Normalmente hay un nivel psicológico que ha sido perforado. Si hay indicios que nos digan que el movimiento puede ser en el lado contrario al que espera la mayoría es el momento ideal para entrar. Esos indicios pueden ser divergencias, manos fuertes, gran sobreventa, ausencia de volumen… El momento ideal lo marcará el hecho que los grandes medios de comunicación hablen del mercado e inviten a posicionarse. Puede ser un periódico no financiero  o salir en TV. 

Esta estrategia se puede comprobar sobre todo en niveles psicológicos como 10.000 en el Ibex. Esta última vez que perdió ese nivel tras el tema Cataluña hubo cierre de largos  y el resultado ha sido subidas. También tenemos la prueba cuando tras el brexit hubo caídas. Tras las caídas iniciales y se ejecutaron stops el precio remontó. De salir mal la estrategia, el stop siempre está cercano.

 

Esta entrada fue publicada en Formación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.